Mi Gran Boda en vaqueros

De nuevo ante el reto de una boda sorpresa, pero esta vez ligeramente diferente.

En esta ocasión teníamos que movilizar a 100 personas que no imaginaban que aquel día disfrutarían del enlace de G. y J.

Dividimos los invitados en tres grupos...Cada grupo se había reunido con una finalidad distinta... Nuestra misión consistía en conseguir que llegaran todos al mismo tiempo al punto X. Y todo ello, por supuesto, sin levantar ningún tipo de sospecha. Fue evidente, claro está, la implicación de los novios y sus "cómplices", que consiguieron reunir a sus familiares y amigos. Sin ellos, no habría sido posible.

Nos pusimos en marcha. Al ir a buscar a los invitados, le entregamos una tarjeta a cada uno. Éstas contenían una parte de una palabra, que ninguno, en aquel momento, sabía para qué servía, ni qué finalidad tendría aquello. En la parte posterior había un indicativo como, por ejemplo, A1, A2...

Nos pusimos en marcha hacia el punto de encuentro.

Lo más difícil era hacer que todos llegaran al mismo tiempo al mismo lugar. Lo conseguimos... Todo salió según lo previsto.

Las caras de sorpresa fueron geniales, al encontrarse con familiares y amigos con los que hacía tiempo que no coincidían.

Esto les sorprendió muchísimo y empezaron a sentir un deseo enorme de descubrir qué estaba pasando. El equipo ya había preparado con antelación un panel en el punto de encuentro, dividido en cuadrados con indicadores, números y letras (algo parecido a un tablero de hundir la flota).

Así que los invitados supieron rápidamente dónde poner la tarjeta que les había tocado. Cuando reconstruyeron por completo el panel, sus caras y expresiones hablaban por sí solas... El panel les dio la bienvenida a la boda de G. y J. La participación de todos los invitados merece una mención especial.

Quizá el hecho de sorprenderlos implica que se dejen llevar... y esto hace que el evento sea, aún si cabe, más entrañable.

  •   Emotivo.

    Si conseguís que por un sólo momento alguien se emocione no lo olvidara jamás. Aprovechad este día para transmitir aquello que sentís, no tendréis nunca más una oportunidad así, pero sobretodo siempre con sinceridad. No evitéis emocionar ni emocionaros, este día está para esto.
     
  •   Visual.

    El ingrediente peor interpretado de una boda. Incluye todo aquello que tiene que ver con los sentidos, gusto, oído, vista e incluso el olor y el tacto. Su utilidad es la de hacer que las emociones sean intensas y se recuerden mejor Sin emociones, una boda visual se olvida fácilmente.
     
  •   Divertido

    Y divertíos... No us preocupéis de nada, que nada os estropee este día. Es vuestro día y todo está preparado para que lo disfrutéis, no os preocupéis porque todo salga bien, todo saldrá bien. Pasadlo bien...
     

Mil imágenes si te sientes relajado:

Mil imágenes si te sientes enérgico:

Teléfono 931.938.933. Síguenos En:

 
Experts En Emocions - Barcelona, ganador Wedding Awards 2017 Bodas.net